John Lennon: 40 años de su asesinato

John Lennon: 40 años de su asesinato

189
0
Compartir

El mundo conmemora hoy 40 años del asesinato del John Lennon, músico, compositor e intérprete británico que lideró a The Beatles, una de las bandas más influyentes de la historia de la música en el siglo XX, y forjó una carrera en solitario que le valdría seguir vigente a cuatro décadas de haber sido terminada su vida de manera abrupta.

El 8 de diciembre John Lennon fue fotografiado en la mañana por Annie Leibovitz, quien tomó la imagen de la recordada portada de la revista Rolling Stones donde aparecería desnudo, acostado junto a Yoko Ono abrazándola. La sesión era parte de los trabajos para ilustrar una entrevista hecha por Jonathan Cott tres días antes con miras a publicarla como el primer número de 1981.

Sus últimas fotografías con vida sin embargo serían tomadas solo unas horas después afuera del departamento del edificio Dakota, en Manhattan. El artista inglés salió junto a Yoko Ono rumbo a Record Plant Studios para mezclar una canción, siendo abordado por fans, quienes tomarían algunas gráficas de la espontánea reacción con ellos.

En una de ellas aparecía firmando un ejemplar de su disco ‘Double Fantasy’, el cual había sido lanzado oficialmente apenas 20 días antes.

Este era el regreso del exlíder del ‘Cuarteto de Liverpool’ a la música tras una pausa de 5 años debido a su nueva paternidad.

Canciones como «Beautiful Boy (Darling Boy)», plasmaban el cariño para su hijo Sean, aunque declaraba que otras piezas también eran su vuelta «a las raíces» pero con un toque vanguardista.

«¿Nos imaginas a los dos con estas nuevas canciones?», expresó en la entrevista para Cott ante la posibilidad de una gira para interpretarlas junto a su esposa.

El dueño de la copia firmada del álbum que pensaba podía tocar en vivo era Mark Chapman, un hombre de 25 años, quien había viajado de Honolulu, Hawaii, a Nueva York por segunda ocasión. El motivo de sus viajes no era conseguir la firma del artista, sino asesinarlo.

Alrededor de las 10:50 p.m. Lennon y Ono volvieron de la sesión donde grabaron «Walking on Thin Ice», una canción para el siguiente álbum de la artista japonesa.

Chapman terminó su espera. «Mr. Lennon», pronunció, haciendo que su víctima pausara el andar y volteara encontrando la muerte.

De un revolver calibre .38 salieron cinco balas. Cuatro impactaron al intérprete de «Watching the Wheels», llegando dos de ellas a su pecho y dos más al hombro.

John Lennon fue trasladado de emergencia al Roosvelt Hospital donde estaba como encargado de la Sala de Urgencias el doctor Stephan G. Lynn. Este recordó para The New York Times en 2005 que en un inicio no sabía de quién se trataba, pero que escuchaba el llanto de las enfermeras al verlo entrar herido.

Lennon no resistió, llegó muerto. Lynn dijo que aunque intentó dar masaje al corazón del cantante no había sangre qué bombear. Además de tener perforado un pulmón, se había desangrado dado que una de las balas dañó vasos sanguíneos principales. La confirmación del deceso fue a las 11:15 p.m.

«Estás mintiendo; no puede ser verdad. No está muerto. No te creo», gritó Yoko Ono al recibir la noticia, perdiendo el control y comenzando a golpearse contra el suelo. La noticia se hizo pública 20 minutos después para intentar proteger a Sean de los hechos por un tiempo más.

«Sabía que era Mark», declaró Gloria Chapman cuando escuchó del deceso. La esposa del asesino del músico rompió el silencio en 2017 para un medio cristiano mediante un ensayo donde relató detalles previos al crimen.

Casada con él desde el 2 de junio de 1979, vio su transformación un año después cuando perdió su empleo en un hospital tras enfrentarse con el supervisor de enfermería, cayendo en el alcoholismo y comenzando a ejercer violencia física contra ella.

Gloria compartió que su pareja había estado luchando contra la depresión y obsesiones, llegando a confesarle su plan de matar a John Lennon.

En el primer viaje a Nueva York, Mark no asesinó al ex Beatle como pensaba para hacerse de un nombre. «Pero dijo que mi amor lo había salvado», escribió, contando que posteriormente le mintió al decirle que había tirado su arma al mar.

Añadió que la única razón por la que estaba de acuerdo con que Mark hiciera el segundo viaje fue debido al argumento de que necesitaba «crecer», interpretando que requería de un tiempo solo para poder volver a tener la estabilidad en pareja. No imaginaba que el arma aún estaba en su poder hasta que vio la noticia y lo intuyó.

En el marco de los 40 años del trágico suceso, el pasado 22 de diciembre Chapman, señaló que asesinó a John Lennon por gloria personal y pidió disculpas a Yoko Ono por su acción.

Agregó que por el crimen habría merecido la pena de muerte. «Cuando planeas intencionalmente asesinar a alguien y sabes que está mal y lo haces por ti, eso es una pena de muerte ahí mismo, en mi opinión», declaró tras ser rechazada su onceava petición para quedar en libertad.

No hay comentarios

Dejar una respuesta